miércoles, 2 de agosto de 2017

¿Lo reconoces? Christian Bale será un político...

Christian Bale es conocido por sus actuaciones magistrales y por su capacidad para transformar su cuerpo. Pero la última imagen del actor ha roto todos los esquemas por el tremendo cambio físico que se observa en él.

El actor ya no es ese hombre musculado, de pelo ensortijado y barba recortada en el que todos piensan cuando se pronuncia su nombre. Christian Bale ahora es así:


Cabeza rapada, nada de barba, muchos más kilos que la última vez que se le vio... Todavía no se sabe si tan radical cambio obedece a la preparación de un papel o no.

Pero que no cunda el pánico: Bale es el actor que perdió 30 kilos para interpretar el personaje de El maquinista y luego se puso literalmente cuadrado para dar vida a Batman en las películas dirigidas por Christopher Nolan.


Bale está preparando su próximo papel. El actor trabaja en una película biográfica sobre el ex vicepresidente de Estados Unidos Dick Cheney. 


Él será el protagonista junto a Amy Adams y Steve Carell en la película dirigida por Adam McKay ( The Big Short ). 


El filme sobre la vida de Cheney será producido por Paramount Pictures y comenzará su rodaje en septiembre de este mismo año para llegar a los cines a finales de 2018. 

Lo que ves en la propaganda turística está muy alejado de la realidad






Los maniquíes deben se inspirados en seres de otros mundos...







Las fotos de Instagram son muy diferentes en la vida real







La deslumbrante belleza de algunas celebridades en su juventud

Cameron Diaz

Kate Moss

Charlize Theron

Demi Moore

Grace Kelly

Laetitia Casta

Humor serio







Increíble: Países donde está prohibido correr

Correr está de moda, aunque se podría decir que siempre lo ha estado. Los expertos creen que nuestros ancestros los homínidos desarrollaron la habilidad de correr largas distancias hace aproximadamente 2,6 millones de años, con el fin primordial de cazar animales o escapar de ellos. Las carreras de competición surgieron al amparo de festivales o ceremonias religiosas en diversas partes del mundo. Hay constancia y registros de esa actividad con un sentido deportivo desde los Juegos Tailteanos en Irlanda, hacia 1829 a. C. Los primeros Juegos Olímpicos tuvieron lugar en Grecia en el 776 a. C. y, en ellos, hubo, por supuesto, carreras pedestres. En suma correr está considerado el deporte más accesible. Basta con unas zapatillas o a veces, ni eso, pues en muchas regiones del mundo corren descalzos. Sea como sea, hoy está más en boga que nunca.

El footing –jogging o running– tiene millones de practicantes en el mundo, pero existen mentes retorcidas que ven en esta sana actividad deportiva la posibilidad de esconder otros fines. 

En la República de Burundi, una pequeña nación soberana ubicada en la región de los grandes lagos de África Oriental, en 2014, el dictador Pierre Nkurunziza prohibió correr para evitar que opositores políticos disfrazados de corredores se manifestasen en carreras populares o usasen los entrenamientos como forma de conspirar contra el poder. De paso, encarceló a miembros del Movimiento Solidaridad y Democracia por promover maratones para reunir a posibles simpatizantes. Burundi es uno de los países más pobres del mundo y tiene el segundo PIB pér cápita más bajo según el Banco Mundial, después de la República Centroafricana. Por eso, la carrera a pie es uno de los pocos deportes asequibles para la población. Esperemos que pronto sus políticos vuelvan a entrar en razón, pero otros países no están exentos de tentaciones prohibicionistas.

Hace dos años, en España estuvieron a punto de imponerse limitaciones a correr por la calle y figuraron en el borrador de la ley de seguridad ciudadana, que no llegó a aprobarse. En Granada, en el Parque García Lorca, la ordenanza de convivencia de 2014 prohibía juntarse grupos grandes de corredores en entrenamiento, oficialmente para respetar al resto de los ciudadanos que disfrutan de sus instalaciones y servicios, aunque la oposición política consideró que eso suponía tratar a los niños como delincuentes y las prácticas deportivas y juegos como actividades peligrosas. 

Hoy hay un área biosaludable donde se puede pasear, correr y hacer ejercicio, pero persiste la prohibición general contra las competiciones deportivas masivas y espontáneas que puedan molestar a los vecinos, salvo las previamente autorizadas. También hay limitaciones en los cotos de caza, cuyos titulares pueden prohibir correr a los runners en determinadas épocas del año a petición de los cazadores, para dar prioridad a las actividades cinegéticas. Con el fin de preservar el medio natural, en parques nacionales y otras zonas protegidas se puede correr, pero siempre que se respete el medio, sin hacer ruido para no molestar a los animales o al resto de la gente que comparte ese espacio, y sin salir de los caminos establecidos ni dejar basuras a nuestro paso. Una última, curiosa y lógica limitación: la ordenanza municipal de Pamplona prohíbe correr en los encierros de San Fermín con zapatos de tacón, chanclas, sandalias o zuecos, como medida de seguridad y para evitar caídas.




Qué desconectar, y apagar, en casa cuando te vas de vacaciones

Tienes las maletas listas para tomarte unas merecidas vacaciones cuando, de pronto, notas que tu casa no se encuentra del todo preparada para tu ausencia: los aparatos eléctricos conectados harán que desperdicies una buena cantidad de energía. Para evitarlo, aquí te mostramos una lista de todo lo que deberías apagar y desconectar antes de que, por fin, te vayas a disfrutar del verano. 

¿Qué apagar?
  • El aire acondicionado: tu casa no necesita disfrutar de 24 °C en tu ausencia. Si te preocupan tus mascotas o estarás fuera por mucho tiempo, ajusta la temperatura del termostato a unos 28 °C, así tu aire acondicionado no estará trabajando al máximo cuando no estés.
  • La calefacción por agua caliente: se utiliza mucha energía para tener lista el agua caliente cada vez que tomas una ducha. Si tu calefacción es a gas, ponla en modo “automático”; si es eléctrica, simplemente apágala. Si no quieres hacerlo, al menos reduce la temperatura. Una vez que regreses de viaje, ten en cuenta que debes encenderlo nuevamente (o aumentar la temperatura, según sea el caso), por lo menos una hora antes de ducharte.
  • El suministro principal de agua: lo cierto es que, a menos que tengas una fuga de agua, no ahorrarás casi nada. Sin embargo, es tan sencillo prender y apagar el suministro que bien vale más prevenir que lamentar (y evitarte algún disgusto).
  • Las luces: Es un desperdicio dejar las luces encendidas mientras estás de vacaciones. Sin embargo, una casa en penumbra puede llamar la atención de los ladrones. Si eres de los que prefiere tomar precauciones, te conviene colocar un temporizador en algunos focos para que estén encendidos durante las horas que creas conveniente. 
¿Qué desenchufar?
  • Aparatos electrónicos con alimentación externa o fuentes de alimentación: los ordenadores, consolas de videojuegos, equipos estéreo, cargadores de smartphone y otros aparatos similares están consumiendo energía constantemente. Desconecta absolutamente todos tus cargadores, ya sea que se trate de una tableta o un cepillo de dientes eléctrico.
  • Aparatos electrónicos en modo standby o “sleep”: ordenadores de escritorio, televisores, cajas de TV por cable, reproductores de DVD o Blu-ray, relojes de alarma, radios, cualquier cosa con un control remoto nunca está del todo “apagado”. Si tiene un botón de “encendido instantáneo” o una luz LED brillando cuando está apagado, el aparato siempre estará consumiendo algo de energía. No obstante, bastará con apagarlos y tendrás todo resuelto; y si los dispositivos están conectados a un protector de sobretensión —como deberían estarlo— solo será cosa de presionar un botón.
  • Modems y routers: estos aparatos están encendidos todo el tiempo. Desconéctalos y no solo te librarás del pago extra en energía, sino también del riesgo de ser hackeado mientras estás de vacaciones.
  • Pequeños electrodomésticos: tostadoras, licuadoras, ollas arroceras, máquinas de café, procesadores de comida, microondas, etc., cualquier aparato que tenga un reloj de seguro está gastando energía. También debes desconectar aparatos como calefactores y ventiladores.
  • Lavadoras y secadoras modernas: si tienes una reluciente y sofisticada lavadora secadora, de esas con temporizador digital y cosas por el estilo, hay un pequeño percance: seguirán consumiendo energía mientras estén “apagadas”. Al igual que con los ordenadores y la televisión, lo recomendable es desenchufarlas. 
  • Si te preguntas qué hacer con tu refrigerador, no tienes nada de qué preocuparte, a menos que te vayas por un mes o más. Su consumo de energía mensual es muy bajo, por lo que toda la logística de retirar la comida y tirar lo que se pueda descomponer no resulta rentable si solo estarás fuera por una semana.


Tu mala suerte, y otros problemas imaginarios que experimentas en este momento (y cómo solucionarlos)

Forma parte de la naturaleza humana creer que somos el centro del universo. Además, nuestras ganas, nuestra voluntad, nuestros sueños y deseos se mezclan con nuestros remordimientos, nuestro dolor y nuestra codicia para crear la nítida ilusión de un rompecabezas que debemos solucionar antes de emprender cualquier proyecto. También es verdad que miramos con más frecuencia nuestras carencias que lo que tenemos al alcance de la mano.

Así, por ejemplo, el exitoso director de una empresa transnacional que trabaja 80 horas por semana y cuyo sueldo anual se cotiza en millones de dólares codiciará la vida de un freelancer promedio que gana poco más del salario mínimo, pero que cada tarde tiene el tiempo para convivir con sus amigos y familia. De la misma manera, nuestro freelancer promedio deseará la abundancia económica del director exitoso, incluso si esto significa jornadas de trabajo más largas y mucho menos tiempo libre.

¿Cuál de los dos tiene la mejor calidad de vida?

Ambos y ninguno. Lo cierto es que los dos se quejarían de su situación sea cual sea, porque nunca nada resulta exactamente como lo queremos. También porque estamos acostumbrados a pensar que nuestras vidas mejorarían si algo fuera diferente. La imaginación desempeña en estos casos un rol contraproducente, pues nos fabricamos una realidad reducida a los problemas que sólo existen en nuestra cabeza.

A continuación, cuatro de los problemas imaginarios más comunes:

"¿Por qué siempre tengo mala suerte?"
¿Has escuchado hablar del sesgo de confirmación? Es cuando una persona busca información y la interpreta para confirmar sus propias creencias. Una persona así no considera otros puntos de vista diferentes al suyo, a pesar de la enorme cantidad de pruebas en contra. Sólo hace falta echar un vistazo al fanatismo religioso y político para ver esto en acción.

Millones de personas juntan pequeños trozos de información escogidos para alinearlos con sus prejuicios. Lo demás les resulta completamente irrelevante e inclusive un porcentaje de estas personas, no el más alto pero sí el de más cuidado, lleva el sesgo de confirmación al extremo y su deseo fanático de fundamentar su propia angustia siembra el odio a todo lo que se opone o desafía su ideología. Lo mismo sucede con una pareja celosa que tergiversa cada situación para “probar” que su cónyuge le anda poniendo los cuernos. Cada salida, cada cita de trabajo o de amistad comprueba ante sus ojos la presencia de un enemigo misterioso y no tomará en cuenta ninguna muestra de amor, de afecto o de confianza y, al final, se convertirá en profeta de la autorrealización de ese destino.

Pues bien, tú no estás tan lejos de esta situación si tomas tus cuentos de infortunio como norma para construir tu yo y tu entorno. La realidad es que no eres tan especial y las experiencias negativas son algo común a todo el mundo. Sólo de ti depende si las tomas como una verdad irrefutable para interpretar la realidad a través del ojo de un alfiler. Piensa que la mala suerte es únicamente un aspecto circunstancial de un acontecimiento cualquiera que se queda en el pasado.

"Esto es tan difícil que quisiera dejarlo"
Nada es demasiado difícil. Tu cerebro es una maravillosa pieza de circunvoluciones brillantes capaz de aprender lo que sea si le das las herramientas adecuadas. Lo que debes hacer es alimentarlo con la información correcta y en cantidades balanceadas. Lo hermoso y más curioso del estudio consiste en ir de un asunto a otro siguiendo la ruta de tus intereses, sin pensar demasiado en estructuras hostiles y que dejan de lado la complejidad de las relaciones múltiples con el todo. Gastamos demasiado tiempo y esfuerzo tratando de memorizar cosas cuando éstas no se relacionan con nuestro entorno inmediato. El cerebro aprende por repetición, no por obligación, y en esto radica la fuerza del olvido: aprendemos mejor lo que ya está dentro de nosotros.

Cuando nos damos un “encerrón” de 1 semana previo a tres exámenes finales, por decir algo, lo que hacemos es un ejercicio de memorización a secas que puede llevarnos a aprobarlos, aun cuando la mayor parte de la información sea desechada apenas terminado uno. Si el cerebro no relaciona lo que aprende discursivamente con la práctica o la observación cotidiana, la información que recibimos no pasa a la memoria a largo plazo y se convierte en pura basura de archivos y archivos desechables. Memorizar no es aprender.

También es falso que para aprobar esos tres exámenes tengamos que estudiar una materia a la vez. Según Robert Bjork, director del programa Learning and Forgetting Lab de la UCLA, lo más idóneo es intercalar el estudio de las tres materias y conseguir un ritmo de relaciones entre ellas. La división disciplinaria es uno de los grandes mitos de la modernidad, pues en realidad todas las disciplinas de estudio convergen en el gran desciframiento de lo real. Para aprender hay que relacionar, establecer vasos comunicantes y no parcelar nuestra experiencia integral del mundo en porciones inconexas de información.

Así conspiran en secreto los conductores de Uber para cobrarle mas a los pasajeros

Un estudio descubre que algunos taxistas se están organizando para cerrar la sesión al mismo tiempo y crear así una falta de oferta en comparación con la demanda, lo cual hace subir los precios.


Un estudio revela que los conductores de la compañía Uber están manipulando secretamente el sistema de la compañía para generar subidas de precios que les permitan cobrar más dinero a los clientes, revela 'The Times'.

Un equipo de investigadores de la Escuela de Negocios de Warwick (Reino Unido) y de la Universidad de Nueva York (EE.UU.) entrevistó a taxistas de Londres y Nueva York y analizó más de 1.000 publicaciones en el sitio web independiente Uberpeople.net. Así, averiguaron que los conductores de las mismas áreas se estaban organizando para cerrar la sesión de la aplicación al mismo tiempo y crear de esta forma una subida de precios al generarse más demanda que oferta. El precio del viaje lo fija un algoritmo que tiene en cuenta estos parámetros.

Como ejemplo, el estudio se sirve de una conversación donde se escucha decir a un conductor con sede en Londres: "Chicos, permanezcan desconectados hasta el aumento". Un segundo conductor pregunta "¿por qué?", ante lo que el primero dice: "menor oferta y mayor demanda se traduce en aumento". Entonces, otro conductor agrega: "Uber descubrirá si la gente manipula el sistema", a lo cual el primer conductor responde: "Ya lo saben, porque pasa todas las semanas".

Los investigadores sostienen este comportamiento se produce por la "gestión por algoritmo" de Uber, donde los conductores rara vez interactúan con los jefes de la compañía. Lior Zalmanson, de la Universidad de Nueva York, critica que la estrategia del servicio no es "transparente", lo cual crea "sentimientos negativos hacia la compañía".

6 cosas que no se deberían hacer antes de ir a la cama

¿Vas a la cama y no puedes pegar un ojo? Todos pasamos estos momentos insoportables cuando damos vueltas sin parar y no podemos dormirnos por más que lo intentemos. Quizá hacemos algo mal, según un nuevo artículo del diario británico 'The Independent' que ha recopilado los seis errores que debemos evitar si queremos disfrutar de un dulce sueño.

  • 1. Mirar el teléfono Las pantallas electrónicas de los teléfonos, computadorados o televisores nos mantienen despiertos porque el cerebro reacciona a la luz que emiten y todavía piensa que estamos de día. Esto detiene la liberación de la hormona de la melatonina, que ayuda a su cuerpo a saber que es hora de dormir.
  • 2. Forzarse a dormirse Si no logra dormirse, es mejor no quedarse despierto en la cama rezando para que llegue el deseado sueño. El experto en sueño Raj Dasgupta aconseja que en este caso sería mejor intentar otra actividad relajante: "Si no puede dormir, la buena higiene del sueño sugiere que se levante de la cama y haga otra cosa, algo relajante, como dar un paseo o leer un libro".
  • 3. Tomar alcohol A pesar de que en las películas a menudo muestran cómo un personaje ebrio cae a la cama y se duerme plácidamente, en la vida real el alcohol ahuyenta al sueño. Sí se puede quedar dormido con altas cantidades de alcohol en el cuerpo, pero este no ayuda a tener un sueño sano. Además, perjudica el sueño de movimientos oculares rápidos (también conocido como fase REM) que mejora la memoria, la concentración y el aprendizaje.
  • 4. Hacer ejercicio El ejercicio físico es bueno para despertarse, porque prepara nuestro cuerpo para el día y aumenta su temperatura. Sin embargo, antes de dormir no le ayudará a conciliar el sueño sino todo lo contrario.
  • 5. Subir temperatura en el dormitorio La tentación de convertir el dormitorio en un pequeño país tropical, especialmente en invierno, es muy alta. Sin embargo, es mejor evitarlo, dado que los estudios han demostrado que los seres humanos dormimos mejor en ambientes más frescos.
  • 6. Dormir con mascotas Acariciar a una mascota en la cama es agradable, pero dejar que se quede allí toda la noche puede interrumpir el sueño. Además, los animales provocan más congestión en el cuarto y pueden ser causa de diferentes tipos de alergias.

Cómo convertir los mensajes de voz de Whatsapp a texto

Si levantamos la cabeza cuando vamos por la calle, podemos ver la cantidad de gente que va usando WhatsApp mientras camina, espera al autobús, toma un café, etc. En estas ocasiones, son muchos los usuarios que usan los mensajes de voz para evitar tener que estar tecleando, sin embargo, puede que aquellos que reciban los mensajes de voz no puedan o quieran escucharlos si están trabajando, en una reunión, en el cine, etc. A continuación, vamos a mostrar cómo convertir los mensajes de voz de WhatsApp a texto.

Seguro que en más de una ocasión has recibido un mensaje de voz de WhatsApp pero no podías escucharlo y has tenido que esperar hasta poder hacerlo y así contestar. Pues bien, vamos a mostrar la forma de convertir un mensaje de voz de WhatsApp a texto para evitar tener que reproducir el audio en ciertas situaciones. Para ello, vamos a echar mano de una aplicación que está disponible tanto para dispositivos Android como iOS en las tiendas de aplicaciones oficiales de ambas plataformas.



La aplicación en cuestión se llama Audio en Texto para WhatsApp y puedes instalarla en tu móvil desde los enlaces que dejamos al final de la noticia. Una vez instalada en el móvil, lo único que tenemos que hacer es elegir el idioma para que Audio en Texto para WhatsApp pueda interpretar correctamente el idioma del mensaje de voz y traducirlo a texto sin problema. Actualmente es compatible con hasta nueve idiomas distintos entre los que se encuentra el español.


Con el idioma seleccionado, abrimos WhatsApp, mantenemos la pulsación sobre el mensaje de voz de WhatsApp que hemos recibido y una vez que se ha marcado el mensaje, pulsamos sobre el icono compartir que aparece en la parte superior de WhatsApp. Esto nos mostrará la opción de compartirlos con los usuarios frecuentes o algunas de las aplicaciones instaladas en el móvil. Por lo tanto, seleccionamos la aplicación que acabamos de instalar, Audio en Texto para WhatsApp y automáticamente procesará el mensaje de voz para convertirlo a texto.

En una nueva ventana, donde se mostrará un pequeño banner de publicidad en la parte inferior, se mostrará el texto del mensaje de voz y así podremos leerlo sin tener que escuchar el audio para posteriormente contestar al mensaje.

Para iPhone: Descargar
Para Android: Descargar



El emocionante video animado de un chico que se enamora de otro chico

Prepara el pañuelo, vas a necesitarlo tras ver In a heartbeat (En un latido). Es un nuevo cortometraje animado que está conquistando internet, y es muy necesario hoy en día en este clima de odio e intolerancia.


In a heartbeat ha sido creado por los estudiantes Beth David y Esteban Bravo, del Colegio de Arte y Diseño Ringling, como su tesis de animación por ordenador, pero ha llegado mucho más allá que un proyecto de clase. Muestra a un chico intentando aceptar sus sentimientos por otro chico, un tópico que no ha sido explorado anteriormente en la animación, y aparece un adorable corazón saltarín que pide a gritos ser la nueva mascota de Pixar. En solo 4 minutos, capta la experiencia de innumerables jóvenes LGBTQ, y les muestra que no hay nada que temer.

Estos estudiantes de Florida consiguieron en crowdfunding hasta 5 veces la cantidad que pedían para producir el corto a través de Kickstarter, y el trabajo duro ha tenido su recompensa. Desde que está en Youtube, In a heartbeat lleva más de 5 millones de visionados, y todo el mundo está pidiendo una secuela. Comprueba lo conmovedor que es este corto:


Así era la primera flor que existió

Se calcula que en el mundo existen unas 369.000 variedades de plantas angioespermas, es decir, que florecen. Lo que hace que resulte difícil creer que todos los tipos de flores existentes tengan un ancestro común. Pero, parece ser que es así y, ahora, un proyecto científico liderado por Hervé Sauquet de la Universidad de París-Sur, en Francia, nos muestra el aspecto que pudo tener "la madre de todas las flores".


La iniciativa eFLOWER project, ha contado con la colaboración de docenas de investigadores de todo el planeta que han analizado decenas de miles de datos, tanto de flores actuales, como de otras cuyos fósiles se han encontrado, para descubrir los parámetros que permitieran conocer como pudo ser el ancestro de las angioespermas.

El fósil de flor más antiguo que se conserva tiene una edad aproximada de 130 millones de años. Pues bien, ahora, gracias a este estudio, los científicos calculan que ese ancestro vivió unos diez millones de años antes.

Según la reconstrucción que han realizado, era una flor bisexual, ya que tenía partes femeninas y masculinas, y presentaba unos pétalos similares a los de las flores modernas. Con la diferencia de que en su caso se organizaban en una especie de anillos formados por tres pétalos en cada uno.

Hervé Sauquet, líder de la investigación, compara a las flores con la variedad de mamíferos a la que pertenece el ornitorrinco. Según el especialista, ambas son especies que conservan trazas de su aspecto primitivo, combinadas con otras provocadas por siglos de evolución.




La cama plegable fue un invento de Tutankamón para hacer picnics

Entre los numerosos hallazgos que Howard Carter realizó en 1922 en el interior de la tumba de Tutankamón hay uno que, curiosamente, no ha llamado demasiado la atención de los investigadores. Se trata, nada más y nada menos, del primer prototipo conocido de cama plegable, que se conserva en el Instituto Griffith de la Universidad de Oxford.


Hasta la fecha, nadie había realizado un estudio específico y minucioso de este artilugio, y la investigadora japonesa Naoko Nishimoto, especialista en muebles antiguos de la Universidad de Tokio, ha tomado la iniciativa. Y su veredicto, tras realizar un minucioso análisis de este mueblo, es que se trata de una pequeña maravilla de la técnica.

La cama está fabricada con láminas de papiro, mide 1,80 metros, y se sostiene sobre ocho apoyos de madera con forma de patas de león, dos de los cuales podían replegarse cuando se recogía la cama.

El mecanismo que permite plegar la cama es, según el investigador japonés, realmente ingenioso y demuestra el nivel de creatividad que habían alcanzado los artesanos egipcios. Todo indica que esta cama era usada por el faraón cuando tenía que pernoctar fuera de su palacio.


Y lo que más extraña a la investigadora es que se trata de un mueble único en su época, ya que no existe constancia de que ningún otro faraón usara una cama similar.