domingo, 2 de abril de 2017

Breve selección de imágenes divertidas de domingo








Cómo hackear el cerebro para conseguir (casi) cualquier cosa

Imagina que el ser humano llega a un nivel experto para controlar la mente como el que controla a un personaje de un videojuego en su versión más difícil. Imagina que al llegar a ese nivel pudieras engañar a las propias neuronas de tal forma que sin hacer ejercicio tuvieras músculos. Ahora deja de imaginar.

Dicen que con tan sólo la mitad de un cerebro humano el hombre tiende a asumir que sus sentidos les dan acceso directo a la realidad más objetiva. Lo cierto es que la verdad es menos directa y mucho más propensa a inducir a crisis existenciales: los sentidos no proporcionan al cerebro una descripción multifacética del mundo exterior.

Todo lo que el cerebro tiene que trabajar son una serie de impulsos eléctricos entrantes e imperfectos que anuncian que las cosas están ocurriendo. Es entonces cuando aparece el trabajo de las neuronas para interpretar rápidamente estas señales de la mejor forma posible para luego sugerir cómo reaccionar.

Si nos fijamos atrás en el tiempo, este sistema neurológico ha hecho un trabajo bastante bueno a la hora de modelar el mundo. De hecho, los antepasados ​​de los seres humanos modernos evitaron ser devorados por otras criaturas antes de procrear. Eso no quita que el cerebro humano siga siendo relativamente fácil de engañar.

Las ilusiones ópticas, los sueños, las alucinaciones, los estados de conciencia alterados y el efecto placebo son sólo un puñado de casos familiares donde lo que el cerebro percibe no corresponde a lo que realmente está ocurriendo. Cuando formamos un modelo coherente del mundo a menudo se basa en componentes imaginarios. Como resultado, esta pseudo-realidad imaginada puede ser tan convincente que puede llegar a tener efectos inesperados en el cuerpo físico.

La realidad virtual y la mente

En la década de los 80 se pensaba que el futuro de la informática (y prácticamente todo lo demás) residía en la realidad virtual. Es curioso, porque hasta hace muy poco casi ningún hogar tenía algún tipo de realidad inmersiva o máquinas de realidad virtual.

En cambio, la tecnología y sus dispositivos se pueden encontrar en muchas instalaciones médicas desde hace tiempo. Hablamos de lo que se denomina como terapia de realidad virtual (TRV), una fórmula dirigida a las condiciones neuropsicológicas tales como fobias y trastorno de estrés postraumático. Sin embargo, puesto que todo lo que experimentamos tiene mucho que ver con el cerebro, el rango de las aplicaciones potenciales de la TRV es mucho más amplio que esto.

El uso de la TRV salió de la Universidad de Washington, espacio donde los investigadores Hunter Hoffman, David Patterson, y Sam Sharar se han dedicado a trabajar con ella desde 1996. ¿Qué hicieron? Básicamente se han centrado en tratar el dolor insoportable de las víctimas de quemaduras severas. El dolor es una respuesta neurológica muy sensible a los factores psicológicos. Por ejemplo el dolor es particularmente susceptible al efecto placebo, que depende simplemente de la expectativa de que un tratamiento particular funcione.

Los investigadores sabían que las víctimas de quemaduras suelen tener flashbacks sobre las escenas de sus accidentes, y esto intensifica su sensación de malestar. La novedad en el trabajo de los investigadores fue que los pacientes experimentaron mucho menos dolor de sus quemaduras si se imaginaban que estaban fríos.

SnowWorld
¿Cómo? Para ello colaboraron en un juego de realidad virtual llamado SnowWorld en el que el jugador utiliza un auricular y un mando para explorar los glaciares y las cuevas heladas llenas de muñecos de nieve, pingüinos o bolas de nieve.

El resultado fue más que satisfactorio, especialmente durante el cuidado de las heridas (por ejemplo cuando se reemplazan los vendajes). En esos casos los pacientes solían tener un dolor en sus quemaduras y una preocupación sustancialmente menor si habían jugado a SnowWorld. En cambio y como contraposición, al jugar todos los días con los juegos de una Nintendo 64 no fue así.

Dicho de otra forma, SnowWorld debía su eficacia no sólo a ser una distracción del dolor, sino a convencer al cerebro de que cualquier calor que sentía por estar quemado estaba siendo anulado por el frío sugerido por el entorno virtual. Increíble. Y no sólo con la TRV. Los estudios basados ​​en la resonancia magnética funcional (IRMf) también comenzaron a mostrar evidencia de la utilidad de la realidad virtual para aliviar el dolor.

El nuevo tráiler de "La momia" revela un poco mas de la película

Universal Pictures ha lanzado el segundo tráiler de The Mummy hoy, revelando nuevos detalles sobre la historia de su nuevo monstruo que parece ser realmente terrible.



En el tráiler nos muestra que la momia, que se llama Ahmanet, era una mujer de inmenso poder que iba a ser la próxima reina de Egipto. Al parecer, Ahmanet no estaba contenta con eso y quería más poder, lo que le lleva a asesinar (o eso parece) a algunas personas. Es encerrada en un féretro para contener su maldad. En el presente, que toma lugar 2.000 años después, Ahmanet quiere conquistar el mundo y hacerlo como ella quiera.

Según el tráiler, el personaje de Tom Cruise es una de las claves para la momia. Cruise ha sido “escogido” por la momia, que lo usa para recuperar sus poderes. Concluye con varias escenas de destrucción y lo que parece ser un grupo de muertos controlados por Ahmanet.

La película es un reboot de la trilogía que protagonizó Brendan Fraser hace unos años. Esto significa que es una historia aparte y no tendrá ninguna conexión con las anteriores. Puedes ver el tráiler aquí:


Los emojis que usas en tus mensajes pueden revelar problemas mentales

Los mensajes y los 'emojis' que se utilizan cada día en las redes sociales y servicios de mensajería instantánea pueden revelar algunos problemas clave relacionados con el estado mental de la persona, según opinan los especialistas de la organización estadounidense Crisis Text Line (Línea de textos de crisis, CTL por sus siglas en inglés), citados por el portal Vox.


Esta institución sin ánimo de lucro fundada en el 2013 apoya a través de línea directa a las personas que se encuentran en complicadas situaciones psicológicas. Según ha compartido el principal científico de datos de CTL, Bob Filbin, han intercambiado más de 33 millones de mensajes con las personas en crisis en EE.UU.

Con la ayuda del aprendizaje automático los investigadores han descubierto qué palabras señalan que el individuo se encuentra en un estado más cercano a suicidarse o a hacerse daño. Palabras tales como 'nervioso', 'a veces', 'duro', 'sentimiento' suelen indicar la ansiedad. Los mensajes de estrés frecuentemente incluyen 'malo', 'adivina' y 'ya no'.

Filbin ha confesado que antes de utilizar la inteligencia artificial, habían elaborado una lista de 50 palabras clave que calificaban de indicadores del alto riesgo. Entre ellas estaba 'morir', 'cortar', 'suicidio', 'matar'. Sin embargo, ahora saben que términos tales como 'Ibuprofeno' y 'Advil' y otros relacionados con medicamentos básicos son 14 veces más probables para indicar el suicidio que las palabras de la lista.

"Cuando un científico de datos hizo el análisis, descubrió que miles de palabras y frases indicativas de [la necesidad de] un rescate activo, son más predictivas", ha señalado Filbin.

Además, un 'emoji' con una carita que llora, es 11 veces más probable para señalar la necesidad de una ayuda inmediata que la palabra 'suicidio'.

Entre otros datos, la organización también ha revelado que el miércoles es el día de la semana que provoca más ansiedad. Las crisis que implican daños personales con frecuencia tienen lugar por la noche.


Los virus discriminan por sexos

Es un chiste común que los hombres enfermos exageran sus dolores, lo que significa que es el inicio de una semana llena de drama. La realidad es que esto ellos no lo hacen para llamar la atención, ocurre porque los virus los afectan mucho más a ellos.

Los investigadores Francisco Úbeda y Vincent Jansen de la Universidad Royal Holloway de Londres, Reino Unido, realizaron un estudio el cual determina por qué los virus afectan mucho más el sistema inmunológico de los hombres que al de las mujeres.

“Hemos elaborado un modelo matemático epidemiológico para poder determinar en qué condiciones la selección natural favorece patógenos que son más o menos virulentos en mujeres y hombres, y los resultados los hemos aplicado al interesante caso del virus linfotrópico de células T humanas de tipo 1 (HTLV-1)”, comentó Úbeda.

Para realizar la investigación se enfocaron en el virus HTLV-1, “asociado a la leucemia en humanos y demostramos que su comportamiento depende del sexo de la persona atacada”.

Este virus desarrolla la leucemia, llamada linfoma de células T adultas (ATL). Generalmente afecta a los habitantes de Japón y el Caribe, pero lo hacen de forma distinta. Esto se debe a que los hombres y mujeres en el Caribe poseen las mismas posibilidades de desarrollarla, en cambio los japoneses infectados del virus son 3,5 veces más propensos a desarrollar esta enfermedad.

“Esta diferencia tan drástica había llamado la atención de la comunidad científica y era difícil de explicar simplemente como una diferencia del sistema inmunitario entre hombres y mujeres; así que, en lugar de centrarnos en el punto de vista del portador, hemos considerado la perspectiva del virus”, explicó Úbeda.

“Con el modelo hemos demostrado que la selección natural favorece a los HTLV-1 menos virulentos con las mujeres (tienen menos posibilidad de desarrollar leucemia en este caso) que con los hombres en sociedades en las que hay una mayor transmisión de madre a hijos durante el parto y la lactancia”, agregó. Esto ocurre porque las madres amamantan por más tiempo a sus hijos, en comparación con el Caribe.

De acuerdo a los investigadores, estos patógenos se adaptan para lograr una menor virulencia en las mujeres. Esto ocurre porque consideran que el género femenino es mucho más valioso como un vehículo de dispersión, generando que “las respeten más”.

“De esta forma aumentan sus posibilidades de ser transmitidos a la siguiente generación durante el embarazo, el nacimiento y la infancia. La supervivencia de los más aptos es relevante para todos los organismos, no solo para los humanos. Es muy probable que este comportamiento virulento específico del sexo esté sucediendo a muchos otros patógenos que causan enfermedades, además de ser un excelente ejemplo de lo que el análisis evolutivo puede hacer por la medicina”, concluyó el investigador.





Humor enamorado







50 imágenes poco conocidas de varias celebridades

Bill Clinton y Hillary Clinton jugando ping pong.

David Prowse, con parte de su traje de Darth Vader, con Irvin Kershner en el set de El Imperio Contraataca.

John Huston y Orson Welles en el rodaje de El otro lado del viento.

Alyson Hannigan, Sarah Michelle Gellar, Nicholas Brendon y Joss Whedon en el set de Buffy la Cazavampiros.

Peter Sellers, Stanley Kubrick y James Mason juegan al ping pong en el set de Lolita.

Leonard Nimoy con sus padres, Dora y Max, y su hijo Adam en el mercado de Los Ángeles Farmer, 1967.

10 vehículos que funcionan con combustibles insólitos

Todos los sabemos: el petróleo se terminará tarde o temprano. ¿Acabaremos todos peleando como salvajes por las última gotas, como si esto fuera Mad Max? Por suerte, parece que no será necesario. Existen alternativas menos radicales y más originales para conseguir que nuestros vehículos sigan funcionando.

Y es que, con algunas modificaciones, tu medio de transporte puede basarse en ciertos “combustibles alternativos”. No hablamos de coches o motos producidas en masa, sino de adaptaciones caseras a cargo de científicos… o propietarios extravagantes. Nada de biocombustibles a base de caña de azúcar, sino otras alternativas como el chocolate, los excrementos de animales o la grasa de una persona humana. Quizá, en el futuro, hasta nos paguen por hacernos una liposucción.

Poo-Powered Tuk Tuk
Qué es: Un carricoche.
Con qué se propulsa:
Con excrementos de animales y basura de visitantes.
Dónde: En el Zoo de Denver, EEUU.


Un invento aparatoso, poco estético y muy inseguro, con toda una unidad de gasificación en la parte trasera del vehículo. Pero que funciona en un entorno controlado y sin tráfico, como este zoológico estadounidense. Lógicamente, tienen acceso gratuito a un montón de combustible en forma de pellets, que son elaborados con heces de animales y la basura generada por los visitantes del zoológico.


Cafe Racer Truck
Qué es:
Una furgoneta GMC de 1975.
Con qué se propulsa: Café.
Dónde: San Francisco.

Muchos profesionales del volante funcionan a base de café. Ahora tenemos un coche que también lo hace. El Cafe Racer es una camioneta GMC modificada que esencialmente quema café para crear un gas combustible. El gas se filtra en su camino hacia el motor y, ¡voilá!, ya tenemos una camioneta con cafeína. A través de la gasificación, de hecho, se puede utilizar una gran variedad de combustibles (al igual que ocurría en el DeLorean de ‘Regreso al futuro’). En este caso, el habitual módulo gasificante está incorporado en el motor y así disponemos de más sitio en la parte trasera de la furgoneta.

EarthRace
Qué es: Una lancha motora.
Con qué se propulsa: Grasa humana.
Dónde: Nueva Zelanda y España.

No es su campo, pero seguro que todos admiramos el logro. Estamos hablando de una lancha que funciona mediante liposucciones, extrayendo la grasa del propio piloto y algún voluntario. En realidad el combustible que usa es biodiesel, que se consigue del maíz, trigo, soja, del aceite usado e incluso de la propia grasa humana. La lancha funciona como un tiro: en 2008 batió el récord mundial de la vuelta al mundo de su categoría: 60 días. Y salió de Valencia, por cierto. Fue construida con fibra de carbono y kevlar; y es, además, el primer trimarán que utilizó energías renovables para moverse. Su diseño aerodinámico le permitía alcanzar los 40 nudos de velocidad y navegar sin reabastecerse durante 3.700 kilómetros.

El WorldFirst de Formula Tres
Qué es: Un coche de carreras.
Con qué se propulsa: Chocolate.
Dónde: Universidad de Warwick, EEUU.

Un coche especialmente ligero que solo deben de pilotar profesionales. Utiliza un biocombustible a base de chocolate y grasas animales; y un volante hecho de zanahoria. La alternativa más deliciosa: una onza para el coche, otra para mí, una para el coche, otra para mí… Es capaz de alcanzar 220 km/h y ponerse de 0 a 100 en 2,5 segundos. Deliciosamente rápido.

Toilet Bike Neo
Qué es: Una mezcla entre triciclo y retrete.
Con qué se propulsa: Con deposiciones de personas.
Dónde: Tokio, Japón.

En viajes largos, es conveniente hacer paradas para descansar y poder seguir conduciendo con la mente fresca. Pero esta idea es maravillosa. Antes hablábamos de recoger los excrementos de los animales… ¿por qué no hacer lo mismo con los de una de persona? El fabricante japonés de inodoros Toto patentó en 2012 esta “moto-váter”, un prototipo de motocicleta de tres ruedas que funcionaba con el combustible que producen las aguas mayores que genera el propio conductor. Así, en lugar del asiento colocaron un inodoro que comunica directamente con el motor. Para demostrar que su puesta en marcha era viable, y no solo la elucubración del departamento de I+D, sus creadores la pusieron en funcionamiento en un recorrido de casi 1.000 km, desde la ciudad de Kyushu hasta Tokio.

Rompe tu reloj (antes que sea tarde)

Las tres grandes preguntas que nos hacemos antes de actuar suelen ser siempre las mismas: qué, dónde y cuándo. Pero, curiosamente, la más difícil de sopesar y donde más errores se cometen es en la tercera. La razón es que cuando pensamos en el qué y en el dónde, somos capaces de imaginarlo con facilidad (por ejemplo, tomar copas con los amigos en un bar). Pero el tiempo carece de representación gráfica y exige, por tanto, un nivel de abstracción mucho mayor.

Veámoslo con un juego sencillo. Si tenemos dos cubos de diferente tamaño, cualquier persona normal será capaz de distinguir que se trata de dos cubos y que uno es mayor que el otro. Pero si ponemos el cubo grande delante del pequeño, este último quedará oculto.

Entonces sólo las personas más inteligentes alcanzarán a imaginar que, aunque sólo vean un cubo, puede que exista otro menor detrás de él. En cambio, si retiramos el cubo pequeño y nos lo llevamos a otro lugar, sólo las personas sabias serán capaces de discernir que aunque ahora no haya un cubo pequeño oculto tras el grande, tal vez lo hubo antes o lo habrá después. Es decir, habrán considerado también la dimensión del tiempo.

Las personas que carecemos de ese nivel de conciencia solemos cometer dos errores en nuestra relación con el tiempo: creemos controlarlo y creemos percibirlo. Y todo porque un día inventamos el reloj. Una herramienta realmente práctica para marcar un encuenrtro con amigos en el bar sin que nadie tenga que esperar demasiado al resto. Pero esa misma herramienta, que nos permite parcelar el tiempo en horas, minutos y segundos, puede a la vez confundirnos al sobreestimarla.

El pueblo afgano lo explica muy bien con uno de sus dichos: «Ustedes tienen relojes, pero nosotros tenemos el tiempo». Son conscientes de que esa ventaja competitiva les ha permitido ganar todas las guerras contra los países más poderosos y las armas más sofisticadas.

Porque ellos sí saben ver el cubo pequeño que estuvo antes o que estará después. Y gracias a ello, comprender que el tiempo verdadero carece de demarcaciones y que, por tanto, no se mide en segundos sino en sucesos. Y que son esos sucesos los que hacen que un día sea más largo o más corto que el anterior, aunque ambos tengan la misma cantidad de horas.

Cronometramos a Chronos para poder manejarlo olvidando que se trata de un dios vengativo. Y su desquite consiste en ocultar su inmenso poder hasta que de repente nos arrolla con él. Una noticia atroz, irreversible, como la irrupción de una muerte súbita lo descabala todo.

En ese instante que ningún reloj mecánico o digital será capaz de marcar, la intensidad del momento hará que el tiempo se apelmace convirtiéndose en una masa amorfa sin pasado, presente ni futuro. Entonces, el único tic-tac válido será el que marque nuestro propio cuerpo. Un tic-tac que se acelera, se calma o se detiene para siempre desde la arrítmica fluidez que señala el presente.

En el pasado sabíamos esto, luego lo olvidamos y ahora comenzamos a recordarlo de nuevo. Por eso cada vez hay más gente interesada en el yoga, la meditación o el Vipassana. En esas técnicas que intentan devolverle a la mente la conciencia del tiempo a través del único reloj fiable: su propio cuerpo.

Y al parecer estas técnicas funcionan, cosa que no debe sorprendernos. Pues es un conocimiento que, como muchos otros, no se adquiere aprendiendo algo nuevo, sino desaprendiendo algo viejo que, de hecho, nunca se llegó a saber.





¡Estos arquitectos quieren que la gente sufra accidentes!







10 insospechados usos para el bálsamo labial

El bálsamo labial es mayormente utilizado para darle brillo a los labios, así como también humectarlos, evitando que estos se agrieten. Sin embargo, hay muchos usos alternativos que sorprenderán a cualquiera. Aquí te mostramos algunos de ellos.

Evita la formación de ampollas


¿Te has comprado un nuevo par de zapatos pero te dañan la piel de los talones? No te preocupes, aplica un poco de bálsamo labial sobre esa zona y sal a caminar sin dolor.

Si se te atoró un anillo...

Ya sea que se te haya atorado un anillo o se te hayan hinchado los dedos, aplica bálsamo labial por toda la superficie y verás que saldrá más fácil que usando jabón.

Rellena raspones en objetos y dales brillo

Si tu calzado tiene pequeños raspones, úntale un poco de bálsamo labial y verás cómo mejoran. También puedes aplicarlo en superficies de muebles, cinturones y bolsas.

Bueno contra lesiones menores y picaduras de insectos

Debido a sus propiedades calmantes y humectantes, el bálsamo labial quita fácilmente diversas irritaciones, acelera el proceso de reconstrucción de las células y reduce la comezón. También mejora pequeños rasguños y enrojecimientos en la piel.

Dile adiós al frizz en tu cabello

El bálsamo labial ayuda a combatir el frizz y la estática en tu cabello, incluso en lo días húmedos. Por eso, coloca un poco de bálsamo labial sobre tu cepillo y péinate evitando tocar las raíces, de esta manera evitarás que luzcan pesadas. También, si la aplicas sobre tus cejas, funcionarán como cera luciéndolas más ordenadas.

La isla que fue confundida con un submarino

Ferdinandea es una isla volcánica sumergida que forma parte del volcán submarino recientemente descubierto Empédocles a 30 km al sur de Sicilia. Actualmente, es un monte submarino cuya cima está solo a unos 8 metros por debajo de la superficie del mar Mediterráneo, las erupciones lo elevaron por encima del nivel del mar varias veces antes que la erosión lo sumergiera de nuevo.

Vista de la isla en 1831

La cima del Ferdinandea se sitúa a 37° 6' de latitud Norte y 12° 42' de longitud Este, a mitad de camino entre la ciudad siciliana de Sciacca y la isla italiana de Pantelaria.

Las referencias más antiguas sobre erupciones submarinas en la zona de Ferdinandea se remontan a la primera guerra púnica (entre 264 y 241 a. C.). Parece que el volcán salió a la superficie de nuevo otras dos veces entre el siglo XVII y el siglo XIX.

La última aparición del volcán se remonta a julio de 1831, cuando las erupciones hicieron que el volcán se elevase hasta 65 metros sobre el nivel del mar, creando una isla de 4 km², casi inmediatamente el profesor en geología de la Universidad de Berlín Karl Hoffman quien estaba casualmente de visita en Sicilia fue el primer ser humano en desembarcar en la recién aparecida ínsula. 

Sin embargo Gran Bretaña que controlaba a la isla de Malta fue la primera nación que revindicó la soberanía y la denomina “ Isla Graham “, después de haber colocado su bandera en la isla el 2 de agosto. El rey de las Dos Sicilias, Fernando II de Borbón, envió varios navíos con el fin de contestar a esa reivindicación y la denomina “Isla Ferdinandea”. El 29 de septiembre, un destacamento llegado de Francia plantó la bandera francesa sobre la isla y la denominó “Isla Julia”. España declaró asimismo sus ambiciones territoriales, sin ni siquiera desembarcar. En diciembre de 1831, los navíos británicos no encontraron ningún vestigio de la isla una vez se relajaron las tensiones sísmicas, el volcán volvió a descender bajo la superficie, eliminando a su vez las tensiones diplomáticas que había generado.

Mientras existió recibió la visita de numerosos científicos de diferentes países. También recibió la visita de Walter Scott; e inspira a varios escritores entre ellos a James Fenimore Cooper «El cráter», Alejandro Dumas «Le Spéronare» o Julio Verne «Las grandiosas aventuras del maestro Antifer», «El Canciller» y "Los Hijos del Capitán Grant".

Después de una última erupción en 1863, no se habló del volcán durante más de un siglo. En 1925, su cima descendió hasta los 25 m bajo el nivel del mar. En los años 1980, un avión estadounidense bombardeó el volcán al tomarlo por un submarino libio.

En 2002, un aumento de la actividad sísmica en la zona de Ferdinandea condujo a los vulcanólogos a especular sobre una eventual erupción y una reaparición de la isla. De hecho, la cima del volcán en 1999 estaba a 8 metros bajo el nivel del mar, y en el 2002 a 5 metros. Varios artículos de la prensa británica e italiana vuelven a poner de actualidad las diferencias diplomáticas y los buceadores italianos colocaron una bandera y una placa de piedra con el texto «L'isola Ferdinandea era e resta dei Siciliani» (La isla Ferdinandea era y queda de los sicilianos) sobre la cima del volcán a fin de engalanar la eventual emersión de esta isla, pero tal bandera y la placa fueron encontradas más tarde rotas. Actualmente no se registra ninguna actividad volcánica y la cima sigue a 6 m bajo el nivel del mar constituyendo un banco submarino que es llamado en la cartografía internacional más difundida Banco Graham 24 millas náuticas al noreste de Panteleria.

La isla Ferdinandea, además de los citados nombres "Graham", "Julia" también ha sido llamada "Corrao", "Hotham", "Nera" (Negra) y "Sciacca" (Rota).



El diccionario que recopila los sentimientos mas bonitos (e intraducibles) del mundo

Todo empezó en un reino mágico lleno de princesas, castillos y animalitos sonrientes. Efectivamente, la International Positive Psychology Association no encontró mejor sitio para celebrar su cuarto congreso anual que Disney World, Orlando.


Hasta allí acudió como oyente el profesor Tim Lomas. Hasta allí acudió como ponente la profesora Emilia Lahti. Ambos coincidieron en la charla de la segunda, que versaba sobre el sisu, una palabra finesa que define la fuerza mental para superar las adversidades con valentía. El sisu sería un concepto similar a lo que en español llamaríamos resiliencia o perseverancia, pero según los finlandeses no tiene una traducción exacta. La doctora Lahti afirmaba que es una capacidad universal, pero resaltaba que sólo su idioma la había detectado, etiquetado y bautizado.

Sus palabras tuvieron un hondo efecto en Lomas, que empezó a divagar sobre otros nombres ignotos, otras conceptos universales que sólo hubieran sido bautizadas en unos pocos idiomas. Así que este psicólogo inglés se armó de algo parecido al sisu y se dispuso a superar dificultades para conseguir armar un diccionario universal de términos positivos. Y lo consiguió.

El Positive Lexicographic Project recoge 700 palabras de cerca de un centenar de idiomas. Todas ellas hacen referencia a conceptos positivos o sentimentales y ninguno tiene una traducción exacta en otro idioma. Son sentimientos lingüísticamente inéditos y, aunque sus nombres no te suenen, es más que probable que comprendas, incluso que hayas probado en tu propia piel, el sentimiento al que dan nombre.

¿Has entrado en algo parecido al éxtasis inducido por el ritmo de la música? Eso se llama tarab (en árabe). Si en lugar de al éxtasis, a lo que te empuja la música es a quitarte la ropa y a bailar como un loco, lo que sientes se llama mbuki-mvuki (en bantu).

Pero dejémonos de canciones y pongámonos románticos. Piensa en esas miradas lascivas que te lanzas en el metro con un perfecto desconocido. Eso en mi pueblo tiene un nombre, diría un yaganés, y no es ser una descocada, sino lanzarse mamihlapinatapeis, o silenciosas y mutuas miradas de deseo. Si después de tanto tonteo acaban hablando, esos nervios que sientes, esas mariposas en el estómago se llaman kiling (en tagalo); y si al final la charla se les va de las manos y acaban en la cama… bueno, eso tiene un nombre en cualquier idioma, así que hagamos una elegante elipsis y pasemos al siguiente punto.

Después del sexo, la charla distraída que se mantiene en la cama con un amante se llama queesting (en holandés). Si mientras hablan le acaricias el pelo de modo tierno estás haciendo cafuné (en portugués). Y bueno, pon las cosas en perspectiva, si tienes todos estos detalles con un tipo que acabas de conocer en el metro igual lo vuestro es un amor predestinado, es decir un yuán fèn (chino) y acaben casados, o mejor y más moderno, viviendo como una pareja de casados pero sin pasar por vicaría, es decir siendo unos sambo (sueco).

Enumerar todas estas palabras puede ser algo ciertamente divertido, pero Lomas reconoce que no es esto lo que buscaba con su particular diccionario. «En realidad tiene muchas finalidades», explica el psicólogo, «una de ellas sería fomentar la apreciación intercultural, aumentando el conocimiento y sensibilidad de la gente hacia otras culturas». Pero Lomas no se conforma con esto, también pretende «ayudar a la gente a enriquecer su conocimiento emocional y a conceptualizar y entender sus experiencias».

Puede parecer un objetivo ambicioso pero tiene sentido. Los lingüistas llevan años debatiendo la relación entre el lenguaje, la cultura y el conocimiento y parece que se está llegando a un consenso en torno a la idea de que un idioma moldea los pensamientos y percepciones de sus hablantes, al menos hasta cierto punto.

Tim Lomas lleva años recopilando palabras, buscándolas en los lugares más recónditos, preguntando por ellas a amigos y desconocidos. Su Positive Lexicographic Project quiere que incorporemos estas palabras a nuestra vida, ampliando nuestro vocabulario y, de paso, nuestro rango de emociones.

Puede parecer utópico, pero tampoco sería algo inédito. Si piensas hacerlo, lo mejor sería empezar a estudiarlas ya, pues Lomas defiende que su proyecto estará siempre a medio hacer. «Mi esperanza, y mi plan, es seguir actualizándolo», asegura. «No puedo imaginar que en algún momento piense que esté completo, ¡hay tantas palabras ahí fuera!»