lunes, 27 de marzo de 2017

Humor amargado







Demasiada coincidencia para ser casualidad...

Los gemelos Jim Lewis y Jim Springer

Hace algunos años en Ohio, dos gemelos fueron separados al nacer y dados en adopción. Vivián a 60 km uno del otro y se conocieron hasta que tenían 39 años. Lo increíble de esta historia es que sus vidas fueron completamente similares.

Sus familias los nombraron James a ambos, a los dos les gustaban las matemáticas, tuvieron un perro llamado Toy, se casaron 2 veces, primero con mujeres llamadas Linda y luego con mujeres llamadas Bety. A su primer hijo lo llamaron James Allan. Los dos eran aficionados a la carpintería y habían trabajado en la oficina del sheriff. Ambos iban a la misma playa en el verano. En general, sus vidas fueron muy similares.

El libro robado

En 1973 invitaron a Anthony Hopkins a formar parte de una película llamada "La chica de Petrovka" basada en un libro del mismo nombre, escrita por George Feifer. Hopkins quería leer el libro para ver de qué trataba pero no pudo encontrarlo en ninguna librería.

Un buen día la casualidad se dio cuando Hopkins encontró un ejemplar sobre una banca en la estación del tren cuando iba camino a casa. El libro era ni más ni menos que la copia personal del autor Feifer, con sus propias anotaciones, que Feifer le prestó a un amigo quién lo perdió.

La foto de Estrasburgo

En 1914 una madre alemana fotografió a su hijo y llevó la cinta a revelar a un almacén en Estrasburgo. Poco después llegó la Primera Guerra Mundial y por ello la madre ya no pudo acercarse a esa ciudad a recoger su foto, por lo que la dio por perdida.

2 años más tarde, la madre compró una película fotográfica en Frankfurt para tomarle una foto a su hija recién nacida. Al llevarla a revelar, el técnico descubrió que la imagen de la niña estaba superpuesta sobre otra anterior, la foto de su propio hijo. Por algún motivo esa foto no fue revelada sino etiquetada por error como una película nueva y así la madre recuperó la foto de su hijo.

El libro de la infancia

En 1920 la novelista norteamericana Anne Parrish recorría las librerías de París con su esposo cuando en una de las estanterías encontró un libro llamado: Jack Frost y otras historias.

Anne lo tomó y le comentó a su esposo que ese era su libro favorito de la infancia y que recordaba esas historias con mucho cariño. El esposo abrió el libro y en la primera hoja descubrió una inscripción que decía: "Anne Parrish, 209 N. Weber Street, Colorado Spring". ¡Sorprendentemente era el mismo libro de la escritora cuando era niña!

La tregedia de los gemelos Ebbin

Erskine y Neville Ebbin eran dos hermanos gemelos residentes de Bermuda, que amaban andar en ciclomotores. En 1974 Neville murió trágicamente al ser chocado por un taxi mientras viajaba en su ciclomotor.

En 1975 esta historia se tornó algo extraña cuando su hermano Erskine perdió la vida del mismo modo, subido sobre la misma motoneta, pero además chocado por el mismo taxi, el mismo taxista y lo más extraño: ¡el mismo pasajero a bordo!

Los celulares que usábamos hace 10 años (era otro mundo)

Estamos en 2007. Me voy a comprar un teléfono móvil, y evidentemente lo haré en una tienda, pero primero voy a ver modelos y precios a través de Internet. Así que voy a utilizar dos portales web, el de El Corte Inglés como gran superficie –en general-, y el de The Phone House como comercio especializado en este tipo de productos. Y tengo dos opciones para comprar mi teléfono móvil: libre o con operador. Así que hasta aquí no hay nada diferente con respecto a lo que veríamos diez años después, actualmente, en el año 2017.


Había móviles tan caros como los de ahora
Lo primero con que me encuentro es con que se puede desmontar un mito. Se nos ha olvidado, pero hace diez años ya pagamos 1.000 euros por un móvil. Bueno, concretamente pagamos 959 euros por el Nokia 8800 Sirocco, que se lanzó al mercado en septiembre de 2006 y sus dimensiones eran de 107 x 45 x 17.5 mm con un peso de 139 gramos. Contaba con una pantalla de 1,7 pulgadas y resolución 208 x 208 píxeles, así como una memoria interna de 128 MB. ¿Era el mejor de todos? No, pero era una buena mezcla de prestaciones y diseño que lo llevó a estar entre los más caros del Nokia. Más que un N95, por ejemplo, con cámara de 5 megapíxeles en lugar de 2 MP, y con un precio de 679 euros.


Tampoco te los regalaba la operadora
¿Te acuerdas de aquellos tiempos de recibir una caja de cartón con varios terminales dentro, recién enviados por el operador? Sí, aquello de que los operadores regalaban los móviles es cierto, pero hay importantes matices en este vago recuerdo. Por ejemplo, que tenías que tener un astronómico consumo con cuenta de empresa –varias líneas en un contrato- para recibir lo más jugoso. Y la época del chantaje, del ‘oye, que me voy a la competencia’, también ocurrió realmente. Pero igual que ahora, con compromiso de permanencia.

Lo normal, lo que se vendía en los catálogos, era muy diferente. Para ese mismo móvil que comentábamos, el Nokia 8800 Sirocco, de los 959 euros bajábamos hasta los 699 euros en portabilidad con Orange, o bien 759 euros en la misma modalidad con Vodafone. Es decir, que el operador rebajaba hasta más de 200 euros el precio del teléfono, pero con un simlock para no poder utilizarlo con otra compañía, y con la correspondiente permanencia.


Estas eran las mejores opciones
Hace diez años, en un catálogo cualquiera, Nokia tenía nada menos que 38 modelos diferentes a la venta. Podíamos encontrar modelos de BENQ-Siemens, LG, Motorola, Samsung, Sharp y Sony Ericsson, pero indudablemente era la firma finlandesa la protagonista de los catálogos, las páginas web y también las tiendas. Y en su catálogo, hace diez años, podíamos llegar hasta 959 euros que costaba el Nokia 8800 Sirocco que comentábamos anteriormente, pero había también opciones a 0 euros con operador, como el Nokia 6020, y terminales de bajo coste como el Nokia 2310 por 69 euros libre.

Es decir, que Nokia cubría todos los rangos de precios y prestaciones, y era el fabricante con más modelos en el mercado. Y era así porque contaban con Symbian como sistema operativo, que en su versión S60 era ‘la bomba’ en aquellos tiempos, y porque ofrecían cámaras de fotos con óptica Carl Zeiss y sensor CMOS, o porque fueron de los primeros en extender el Bluetooth a todos sus dispositivos, y de introducir el WiFi a los de gama alta. Además, jugaban con el diseño como nadie. Y luego llegó el iPhone, y luego llegó Android.



Agua...¿el combustible del futuro?

Dos moléculas de hidrógeno y una de oxígeno. Con esta aparente simpleza tenemos agua, uno de los bienes más preciados, por no decir el que más, con el que contamos en la naturaleza. Sin él no habría vida: ni plantas, ni seres humanos ni ecosistemas como ríos y mares. Tiene tanta importancia que hasta la ONU le ha dedicado un día mundial: el 22 de marzo. Los científicos son conscientes de que no es cuestión de desperdiciarla y de que, como recurso natural que es, hay que aprovechar todos sus beneficios o incluso buscar otros nuevos. Por ejemplo, como elemento de un nuevo tipo de combustible.

Es lo que proponen unos científicos estadounidenses de la Universidad de Berkeley y el Instituto de Tecnología de California (Caltech), que llevan dos años intentando descubrir nuevas formas de extraer el hidrógeno de las moléculas de agua y, con ello, generar nuevos combustibles de los denominados solares. Dichos combustibles se distinguen por estar exclusivamente fabricados con luz del sol, agua y dióxido de carbono. El objetivo es que terminen sustituyendo a algunas fuentes de energía tradicionales, como el carbón o el petróleo.

El equipo, en línea con otras investigaciones que se están realizando en Australia, está estudiando cómo obtener ese hidrógeno del agua, un proceso nada sencillo. Para obtenerlo, habría que alterar el líquido elemento y conseguir separar sus moléculas. Tras ello, este hidrógeno (puro, muy inflamable y nada contaminante) se puede convertir en gas inflamable o combinarse con dióxido de carbono para obtener metano, un gas natural que se usa o se almacena para usar más adelante. El proceso para crear combustibles solares es parecido al de la fotosíntesis: la luz solar convierte el agua y el dióxido de carbono en oxígeno o azúcares, lo que las plantas usan para su propio desarrollo.

Usar el agua para obtener el combustible es un proceso limpio. Es, además, otra forma de generar energía a partir de la luz solar. Ya sabemos, por ejemplo, de la creación de electricidad o la calefacción. Ahora se está investigando para conseguir que sea esa misma luz solar altere las moléculas del agua para obtener con ello el hidrógeno puro.

Sin embargo, no basta con aplicar la luz a un bidón de agua y esperar resultados. En realidad, para obtener las moléculas hace falta una especie de célula fotoelectroquímica, esta sí, movida con energía solar. Ahora, los científicos se encuentran buscando materiales ‘low-cost’ y eficaces para este fin. Ya hay identificados 16 de esos materiales que podrían formar parte de una célula fotoelectroquímica, y se cree que pronto podría haber noticias de otra docena. Da igual que con los procesos se obtenga gas o líquido: lo importante es que el hidrógeno provenga del agua.

A la hora de hallar esos nuevos materiales, los científicos investigaron 174 vanadatos (compuestos con oxígeno y vanadio) y otro elemento de la tabla periódica. Al combinarlos, en algunos casos se obtenían estructuras de electrones que podrían servir para obtener más tarde el hidrógeno del agua. De momento, esos componentes son una promesa; ahora hay que seguir investigando para comprobar su idoneidad para el proceso.

Bill Gates al acecho
Multimillonarios como Bill Gates son conscientes del potencial del hidrógeno del agua con el fin de producir nuevos combustibles. Gates ha visitado el Caltech, uno de esos centros dedicados a investigar las bondades del agua de los que hablábamos antes, y pudo comprobar de primera mano cómo trabajan para desarrollar nuevos combustibles solares basados en el hidrógeno y baterías donde almacenarlos.

Dichas baterías tendrían un gran potencial, pues podrían reemplazar a las actuales de los coches eléctricos usando un combustible solar cuya densidad energética es muy superior: una tonelada de esta batería almacenaría la misma cantidad de energía que 60 toneladas de baterías convencionales. Esta es una gran noticia para el coche eléctrico, que necesita de autonomía para no quedarse tirado por el camino si no hay cerca un enchufe con el que recargarlo.

De este modo, los combustibles solares generados a partir del hidrógeno del agua ayudarían a resolver nuestros problemas de transporte y energía sin necesidad de recurrir a los fósiles, contaminantes y, además, con una fecha de caducidad más o menos próxima. Recordaba Bill Gates que el Sol genera sobre la Tierra tanta energía en una hora como la que los humanos usan en todo un año. Si la explotamos junto a nuestra querida y valiosa agua tenemos una ‘gasolina’ potente con la que hacer verdaderas maravillas energéticas.




¿Por qué Facebook a veces ter permite ingresar con la contraseña mal escrita? (No es un problema de seguridad)

Seguro que, en más de una ocasión, has introducido tu contraseña de Facebook de forma errónea. Te has percatado, claro, cuando esta red social te ha impedido acceder a tu cuenta indicando que algo habías puesto mal. Sin embargo, en un mundo donde se prevé que el sector de la ciberseguridad facture cerca de 80.000 millones de euros en 2018 (según datos de la Consultora Gartner publicados en este informe del Instituto Nacional de Ciberseguridad de España), existen una serie de supuestos en los que el gigante dirigido por Mark Zuckerberg hace la vista gorda y te permite acceder a su universo sin que los datos sean 100% correctos.

La razón es sencilla. Esto no supone un problema de seguridad para Facebook, sino un avance en usabilidad, según explican desde la propia compañía. Ahora bien, ¿cómo nos permite acceder la red social y cómo se supone que nos protege?

Tres contraseñas diferentes para tu perfil
Ya han sido muchos, como el periodista Emil Protalinski, los que se han percatado de la existencia de tres contraseñas diferentes para acceder a una misma cuenta de Facebook. En este sentido, la plataforma es capaz de crear a partir de una credencial dos nuevas con pequeñas modificaciones basadas en mayúsculas y minúsculas.

Para ello, tiene en cuenta dos circunstancias. La primera se da cuando el usuario tenga activado el botón de las mayúsculas (o incluso porque invierta, sin percatarse, las mayúsculas y las minúsculas de la clave original) y la segunda se produce en el caso de que ponga la primera letra en mayúscula, ya sea por costumbre o porque estemos escribiendo desde un teclado preconfigurado para ello. Así que si, por ejemplo, nuestra contraseña de Facebook es “aaa777”, también podremos acceder con “AAA777” o “Aaa777”.

En este sentido, el equipo de seguridad de Facebook declaró que estas variaciones no influyen en la seguridad de las contraseñas del usuario. Para ello existen otros mecanismos de verificación. Es lo que sucede cuando, por ejemplo, se inicia sesión desde un dispositivo cuestionable por su seguridad o desde dos lugares que están muy separados espacialmente entre uno y otro: en ese caso, se solicitará un código.

Un caracter más para tu clave
La combinación equivocada de mayúsculas y minúsculas no es la única forma de acceder con una contraseña errónea a Facebook. Si añades un caracter más al final de tu contraseña, la aplicación también te permitirá entrar a tu perfil. Ya sea un número o una letra, en mayúscula o en minúsculas, estarás dentro aunque tu contraseña no sea cien por cien válida. Solo tienes que hacer la prueba y ver como, sin ningún mensaje de advertencia, accedes a tu muro.

De hecho, la contraseña no es lo único que admite fallos, ya que el correo electrónico con el que se accede también puede escribirse ligeramente modificado. En este caso, te permitirá equivocarte en hasta tres caracteres. Ya puedes escribir ‘gmil.com’ o ‘hotail.es’ que puedes acceder sin problemas.

El payaso que sirvió de modelo para crear al Tio Sam


Seguro que reconoces su apariencia, pues el Tío Sam simboliza el patriotismo estadounidense. Su imagen más famosa ha sido utilizada para reclutar soldados durante la Primera y Segunda Guerra Mundial. Entonces, un cartel creado por el dibujante James Montgomery Flagg mostraba a un hombre mayor con semblante serio y vestido con sombrero apuntando con su dedo índice junto al lema ‘I want you for the US Army’ (que se traduciría como “Te quiero para el ejército de EE.UU.” al castellano).

Sin embargo, una de sus primeras representaciones data de principios del siglo XIX, cuando el caricaturista Thomas Nast le dio vida en la revista Harper´s. Fue entonces cuando Nast se inspiró en un singular hombre de la época. Se trataba de Dan Rice (1823-1900), amigo del presidente Abraham Lincoln que se dedicaba a la noble profesión de payaso de circo y que llegó a convertirse en uno de los hombres más famosos de la América de entonces.


Nacido Daniel McClaren en Nueva York, adoptó como nombre artístico Dan Rice y ganó fama a lo largo del siglo XIX gracias a sus múltiples talentos. Era payaso, pero también compositor de canciones, humorista, político, forzudo, actor, director, productor, bailarín y domador. En 1850 la mayoría de los estadounidenses lo conocían y los más afortunados lo habían visto en su acción, en lo que como él mismo acuñó como “el mayor espectáculo del mundo”.

Por aquella época, el circo era un arte solo apto para adultos en el que se aglutinaban chistes subidos de tono, violencia y algo de crítica social. Incluso los cuerpos desnudos de bailarines y acróbatas lo convertían en un espectáculo que habría sido calificado con las 3 X de la actualidad. Fue en ese contexto en el que Dan Rice forjó su carrera. Se presentaba ante el público con un cerdo llamado Sybil que, entre los múltiples trucos que protagonizaba, tenía la capacidad de decir la hora. Además, fue el primero en adiestrar a un elefante que hacía funambulismo. También fue un célebre cantante que ganó fama y popularidad actuando en varias parodias de obras de William Shakespeare, como ‘La versión de Dan Rice de Otelo’ o ‘Las actividades polifacéticas de Dan Rice como Hamlet’.

La absurda cantidad de bacterias y garrapatas que se acumulan en tus sábanas, si no las lavas

Las sábanas juegan una parte integral e íntima en nuestras vidas. Dormimos con ellas todas las noches. Pero también pueden tener un lado asqueroso si no las lavas.

Como todo, las sábanas se ensucian. Sin embargo, las suciedad no siempre es aparente. No es como con lo ropa, donde si ves una mancha sabes que es hora de lavarlo. No, la suciedad de las sábanas es más sutil y potencialmente más preocupante.

Lo que vive en tus sábanas
Parte de la suciedad en tus sábanas viene de tu propio cuerpo. Con el tiempo, las células muertas de tu piel se acumulan en las sábanas. En principio esto no parece tan alarmante, pero la situación empeora. Las células muertas son la comida favorita de las garrapatas, que tras alimentarse de ellas, proceden a defecar.

Los excrementos de estos organismos pueden causar reacciones alérgicas y efectos como tos, goteo nasal y picor en los ojos, entre otros. También es común encontrar esporas fúngicas, polvo y pelusa, que pueden exacerbar las alergias después de inhalarlos durante varias horas.

Otros organismos que pueden vivir entre tus sábanas son las bacterias estafilococos. De nuevo, estas bacterias provienen del cuerpo humano y normalmente son benignas. Suelen vivir en nuestra piel y también dentro de la nariz. Pero pueden ser peligrosas si entran en la sangre. Si tardas demasiado en lavar tus sábanas, aumenta el riesgo de que las bacterias causen un efecto dañino.

Por último, la suciedad en nuestras sábanas puede causar irritaciones en la piel, específicamente en la cara. Todos los cosméticos que se aplican a la piel son transferidos a las sábanas y luego otra vez a la piel.

Qué debes hacer

Todo lo mencionado anteriormente suele acumularse de forma significativa después de dos semanas. La gravedad también juega un rol en esto. Con el tiempo, el peso permite que la suciedad penetre las mismas almohadas y cama. Por lo tanto, los expertos sugieren dos cosas.
Primer paso: lava las sábanas cada semana. Esto asegura que estás eliminado lo que se acumula. En segundo lugar, también es buena idea comprar fundas para tu colchón y tus almohadas, que servirán como una barrera contra la suciedad a largo plazo.

La moraleja de la historia: lava tus sábanas. No duermas con la mierda de las garrapatas.




Baloncesto en burro y otros deportes absurdos

¿Quién pondría un burro en una cancha de baloncesto? No, no es una broma. Este deporte, llamado baloncesto en burro, existe de verdad. Es solamente uno de los ejemplos de deportes locos que existen en el planeta.

La siguiente lista desafía la concepción tradicional de lo que se considera un deporte. Ninguno de ellos tiene un seguimiento como el de la Liga de Champions o la NBA, pero sí tienen originalidad. De hecho, varios de los deportes en esta lista han existido en un rincón del mundo por décadas. Prepárate para actividades que involucran burros, planchas, letrinas, y los dedos gordos del pie.

Baloncesto en burro


Empezamos con baloncesto en burro. Esta actividad fue creada durante la Gran Depresión de Estados Unidos en los años 30 como una forma de ocio barato en las áreas rurales. Sigue siendo popular en ciertas partes del país. Hoy en día, los institutos suelen tener partidos de baloncesto en burro para recaudar fondos.

¿Cómo se juega? Un partido normalmente dura 40 minutos. Se juega con cinco personas en cada equipo, cuatro de ellas tienen que estar sentadas en un burro y la última se queda en el centro. La persona sin burro solo se puede desplazar si su equipo marca un punto para coger el balón. Los otros cuatro tienen que permanecer en sus burros e intentar encestar. Si un jugador quiere recoger un balón del suelo, tiene que llevarse a su burro. El equipo que marca más puntos es el ganador.

Cargando a tu mujer

En Finlandia se celebra otro deporte poco conocido: cargando a tu mujer. Está inspirado en la leyenda de Herkko Rosvo-Ronkainen, también conocido como“Ronkainen el ladrón”. Hay tres versiones de la historia y no se sabe cuál es la verdadera.

En la primera, Ronkainen y sus hombres robaban comida y mujeres de los pueblos. Se llevaban a las mujeres en sus espaldas mientras corrían. Otra versión declara que Ronkainen y sus hombres iban a los pueblos con la meta de robar las mujeres. Finalmente, la tercera versión de la historia dice que Ronkainen obligaba a sus hombres a llevar sacos pesados en la espalda como entrenamiento.

¿Cómo se juega? El propósito del juego es simple: la persona debe llevar a su mujer por una carrera de obstáculos. La primera pareja que llega al final es la ganadora. En Finlandia, donde se celebra el campeonato mundial de este deporte, el ganador gana cerveza equivalente al peso de su mujer.

Planchar en lugares extremos

El siguiente deporte en nuestra lista viene del Reino Unido. Un día en los años 90, un hombre llamado Phil Shaw, conocido también como “Steam”, llego a casa y encontró que tenía mucha ropa que planchar. La idea de planchar le aburría, así que decidió añadir un poco aventura a la actividad. Shaw cogió la ropa, la plancha y fue a planchar a un acantilado. El deporte de planchar en lugares extremos nació en ese momento.

¿Cómo se juega?
Para jugar, solo necesitas una tabla de planchar, una plancha y ropa. El resto depende de dónde vas a ir a planchar. Se puede planchar en el bosque, lugares públicos o lugares altos. No hay límite de dónde puedes ir. Puedes ver un ejemplo de planchar en extremo aquí. Aunque no hay “ganadores”, sí hubo una campeonato mundial de planchar en lugares extremos, en donde los competidores fueron juzgados sobre la creatividad de su técnica y las arrugas en la ropa.

Carreras de letrinas

¿Las letrinas tienen un lugar en los deportes? La respuesta, para algunos, es sí. Las carreras de letrinas han existido en los Estados Unidos durante décadas. En Nevada, donde se celebran los campeonatos mundiales, el deporte empezó cuando el ayuntamiento prohibió las letrinas en la ciudad. Como protesta, los ciudadanos salieron a la calle con ellas encima.

¿Cómo se juega? Se compite en equipos de tres, dos personas cargan o empujan la letrina y el último se sienta dentro. Según las reglas, la letrina debe tener un inodoro y un dispensador de papel higiénico. El primer equipo que termina la carrera es el ganador.

Hay mas hombres de 18 años en Facebook de los que existen en la realidad

Estamos de acuerdo en que Facebook es una de las redes sociales más utilizadas por los terrícolas y que cada día se une un número ingente de personas a la misma. En enero de este año, la red social de Mark Zuckerberg presumía de tener alrededor de 1870 millones de usuarios activos cada mes, repartidos entre un 56% de hombres y un 44% de mujeres.

Hasta aquí todo normal. Pero, excavando un poco, la agencia We Are Social se ha dado cuenta de algo realmente curioso al hacer un estudio demográfico: que existe un 110% de varones de 18 años que utilizan esta red social mensualmente. Algo que, como podrás suponer, es completamente imposible. Según los datos, existen 57 millones de personas que declaran ser hombres de 18 años, lo que significa que uno de cada once perfiles de este tipo son falsos o mienten en cuanto a su fecha de nacimiento.


Los hombres no son los únicos que mienten en cuanto a su edad. También hay un gran número de mujeres que declaran tener esta edad. Y existen otras edades que destacan del resto: los 21 años. También parece que hay más personas que parecieron nacer en años redondos (1970, 1980...) ya que las edades que acaban en 6 son otras de las más destacadas.




Los misteriosos caracoles gigantes de la edad media

Los manuscritos medievales están repletos de imágenes fascinantes. Pero hay unas que intrigan especialmente a los historiadores. Y son aquellas que muestran escenas (generalmente de torneos) protagonizadas por caracoles gigantes. ¿Por qué esa insistencia a mostrar a valerosos caballeros peleando con estas criaturas?


Lo cierto es que nadie sabe que significan esos dibujos, si es que significan algo. Desde hace más de un siglo se han esgrimido numerosas teorías para intentar explicarlo, pero ninguna ha sido unánimemente aceptada. Para algunos investigadores, el caracol podría ser un símbolo de la resurrección de Cristo. Hay también quién cree que se trata de un recurso humorístico para satirizar a los lombardos, a quienes los británicos del siglo XIII se referían con el apodo de "los arrastrados".

Una historiadora llamada Lisa Spangenberg propuso que los caracoles eran en realidad una representación del Salmo 58 del Antiguo Testamento, que dice: “Como el caracol, que se disuelve según se arrastra, como los que nacen muertos, que nunca ven el sol”.


Aunque podría ser que todos los expertos en historia medieval estén equivocados, y la realidad se acerque más a lo que piensan algunos usuarios de internet, que afirman que todo pudo ser la broma de algún monje copista y que, posteriormente, como si fuera un primitivo meme, otros muchos la imitaron.


Todas las hipótesis siguen abiertas.