sábado, 25 de marzo de 2017

Humor inestable







Casualidad: La principal causa del cáncer

Incluso en un mundo sin cigarrillos, sin una exposición dañina al sol y sin genes defectuosos heredados de nuestros padres, los cánceres seguirían existiendo. Dos tercios de las mutaciones cancerosas no se deben a un nocivo estilo de vida ni a la herencia genética recibida, sino a un desgraciado azar, según revela un macroestudio realizado por los investigadores de Johns Hopkins.



"Es bien sabido que debemos evitar factores ambientales como fumar para disminuir nuestro riesgo de contraer cáncer. Pero no es tan bien sabido que cada vez que una célula normal divide y copia su ADN para producir dos nuevas células, se cometen múltiples errores", dice Cristian Tomasetti, coautor principal.

Cada vez que una células normal se divide, se producen tres clases de mutaciones. La mayoría de las veces, esas mutaciones son inofensivas y no perjudican al funcionamiento del cuerpo. Sin embargo, un error de copiado cometido por nuestras células en genes determinantes -como los que hay en los tejidos de mama, próstata, riñón o hueso- pueden conducir a la enfermedad.

Las mutaciones aleatorias representarían el 66% de los cánceres diagnosticados, el medio ambiente sería la causa del 29% y la herencia, el 5%. "Ahora sabemos, como resultado de esta investigación, que la mayoría de los enemigos en la guerra contra el cáncer están dentro de nosotros", expresa el genetista Bert Vogelstein.

Los autores del trabajo, publicado en la revista Science, subrayan que sus hallazgos no se traducen en que todo sea 'mala suerte'. Como explican, por lo general se requieren tres o más mutaciones perjudiciales y los factores ambientales y lo genes heredados aumentan su tasa.

No se trata de un anuncio, por lo tanto, para que se infravalore la nocividad del tabaquismo, sino para dar a conocer que el azar juega malas pasadas. La detección temprana seguirá salvando muchas vidas y estos resultados podrían encaminar a nuevos tratamientos que busquen limitar el daño de esas mutaciones.




Los errores científicos que nos han hecho creer que la monogamia es lo "normal"

De un tiempo a esta parte las relaciones abiertas y poliamorosas se han convertido en un debate mainstream. Algo que hace unos años solo hubiese sido visto como la perversión de alguna pareja aburrida por los años o la fantasía hippie de unos colgados, es ahora algo que, de una forma u otra todos nos hemos planteado:
  • ¿Son las relaciones monógamas mejores que las que no lo son?
  • ¿Es natural para nosotros acostarnos siempre con la misma persona?
  • ¿Y si lo fuera, por qué hay tantas infidelidades en las relaciones monógamas?
Lo cierto es que no tenemos respuestas claras para ninguna de estas preguntas, y esto es, en gran medida, porque los propios científicos son incapaces de realizar los estudios de una forma neutral. Ni si quiera ellos son conscientes de que sus estudios están planteados desde sus propios prejuicios, que, a priori tenderán a favorecer al sistema más normalizado socialmente.

Siendo consciente de este problema, un grupo de investigadores de la Universidad de Míchigan se propuso averiguar hasta que punto los psicólogos (y otros científicos) tendían — incluso de forma inconsciente — a promover la monogamia.

Terri Conley, director del estudio, dijo que "nuestras actitudes hacia la monogamia están tan arraigadas que nos resultan invisibles". "Ni siquiera es que pensemos en ello como 'lo que está bien', simplemente lo vemos como la única forma posible". Por ejemplo, en un estudio de la década de 1980 en el que analizaban las relaciones monógamas y las abiertas, utilizaban una escala en la que más celos, equivalían a más pasión. Ello reflejaba, de forma equivocada, las relaciones monógamas como más pasionales.

El equipo de Conley vio también como en muchos estudios se utilizaba un lenguaje en absoluto neutral que favorecía inevitablemente a la monogamia. Términos como "infidelidad", "engañar", "traición" o "parte ofendida" (todas ellas aparecen literalmente en estudios académicos) sesgarán muchísimo los resultados finales, guiando inevitablemente las respuestas de los participantes.

En este proyecto, Conley ha descubierto datos muy interesantes que desmontan en gran medida que la monogamia sea el único camino a seguir. Por ejemplo, un estudio que demostraba que las parejas no monógamas tenían más tendencia a practicar sexo seguro que las parejas monógamas que eran infieles a sus parejas.

Basándose en otra encuesta realizada a más de 2000 personas con diferentes tipos de relaciones, el estudio de Míchigan asegura también que las relaciones monógamas y las consensualmente no monógamas son exactamente igual de funcionales.

Aun así, la mayoría de estudios siguen transmitiendo que la tendencia que mejor se adapta a nosotros es la monogamia. ¿Nos lo creemos?



"Yo no quería este trabajo, mi mujer me obligó"

¿Qué harías si un día suena tu teléfono y es Donald Trump que quiere citarte para hablar sobre “el mundo”? 

Cualquier persona con dos dedos de frente colgaría, apagaría el móvil y se mudaría a una isla del Pacífico donde el presidente estadounidense nunca pudiera encontrarle.

Si eres Rex Tillerson, acudirías.

¿ Y qué pasaría si durante esa conversación “sobre el mundo” acabases con una propuesta de trabajo sobre la mesa? Una oferta que consistiría en convertirte en el próximo secretario de Estado de Estados Unidos.

Podemos imaginarnos las gotitas de sudor surcando la frente de Tillerson. Su sonrisa nerviosa. El tímido apretón de manos que le daría a Donald Trump al despedirse. Y el tremendo problema que tendría el pobre hombre en la cabeza al volver a su casa.

Porque, a grandes rasgos, eso es lo que debió pasar durante la reunión entre Trump y Tillerson. Así se extrae de una entrevista publicada en la revista Independent Journal Review en la que el Secretario de Estado de EEUU dice que no quería el trabajo. “Yo no lo busqué. Mi esposa me dijo que debía aceptarlo”, declaró Tillerson.

“Cuando me preguntó al final de esa conversación si quería ser secretario de Estado me sorprendió”, dijo Tillerson en la entrevista. Y agregó que cuando regresó a casa, su esposa le apuntó con el dedo y le dijo: “Dios tiene más planes para ti”.

Aunque para ello se trastocaran al extremo los planes vitales del pobre Tillerson: “se suponía que me jubilaba este mes. Iba a irme a un rancho a estar con mis nietos”.


Al usar GPS "desconectas" tu cerebro

Un nuevo estudio ha revelado que utilizar el navegador desactiva partes del cerebro que, de otra forma, trabajarían en la búsqueda de rutas alternativas.


En los últimos años, distintos estudios han venido advirtiendo que cada vez somos más y más dependientes de la Red. En esencia, utilizamos internet como una especie de disco duro externo al que podemos acceder instantáneamente desde cualquier lugar del mundo. Con el tiempo, tendemos a retener menos información y a conectarnos más, lo que afecta a la memoria.

Ahora, un equipo de investigadores coordinado por neurocientíficos y expertos en Psicología experimental del University College de Londres ha averiguado que el uso del GPS también reduce la actividad en el hipocampo y la corteza prefrontal, dos regiones del cerebro que intervienen, respectivamente, en nuestra capacidad para recordar y orientarnos y en los procesos de planificación y toma de decisiones. Para determinarlo, examinaron cómo respondían estas áreas en 24 voluntarios mientras se movían por un mapa virtual del Soho, un barrio de Londres.

En un ensayo publicado en la revista Nature Communications, los científicos indican que en las personas que no utilizaban navegador estas presentaban una mayor actividad cuando llegaban a una nueva calle. Y esta aumentaba aún más cuando debían optar por distintas opciones. Por el contrario, nada de ello ocurría en los que se dejaban guiar.

Según Hugo Spiers, director del Grupo de Cognición Espacial de la citada institución londinense y uno de los autores del estudio, mientras que el hipocampo simula los posibles trayectos, la corteza prefrontal nos ayuda a fijar cuál nos llevará a nuestro destino. “Sin embargo, cuando un dispositivo tecnológico nos dice qué camino tomar, estas áreas no responden del mismo modo. Es como si se desentendieran de las calles que nos rodean”, indica Spiers en un comunicado.

Un estudio previo coordinado también por expertos del University College y realizado entre taxistas de la capital británica ya había mostrado que tras un tiempo en las calles estos experimentan un incremento en la materia gris de la parte posterior del hipocampo, lo que prueba que el cerebro mantiene su plasticidad y puede cambiar con el entrenamiento y el aprendizaje.



¿Por qué mienten los políticos?

Tengo grabado a fuego el recuerdo de la intervención de anginas de mis hermanos mayores, que comían helados como si no hubiera un mañana. Desde entonces, me pierden los helados. Así funciona también la amígdala cerebral: los recuerdos con connotaciones emocionales son mejor recordados, y es la amígdala cerebral la que se ocupa de los mismos.

Pero, ¿qué es la amígdala cerebral? Se trata de un conjunto de núcleos neuronales localizados en la profundidad de los lóbulos temporales, que se ocupan del procesamiento de la memoria, asociado a la emoción y a la consolidación de la misma.

Un estudio reciente ha demostrado que las imágenes emotivas preparan al cerebro a recordar mejor las cosas. Es decir, cuando has de recordar algo neutral, lo haces mejor tras exponerte a imágenes emocionales. Nuestro cerebro se modula según las experiencias que hemos acumulado previamente.

Pero la sorpresa nos la acaban de dar unos investigadores británicos del University College de Londres, que explicarían por qué la repetición y escalada de las mentiras insensibilizan a la amígdala cerebral, y la repetición de esta conducta, a la que nos tienen tan acostumbrados la mayoría de los políticos, anima a engañar más aún en el futuro.

Estos científicos realizaron resonancia funcional al cerebro de 55 personas mientras participaban en tareas en las que podían mentir para obtener beneficios personales, mediante la estimación que hacían de la cantidad de monedas en un tarro transparente. Se confirmó que la amígdala se activaba cuando las personas mentían para lograr un beneficio, pero la respuesta de la amígdala a la mentira disminuía con cada mentira, mientras que la magnitud de las mismas aumentaba. La explicación que dan es que la amígdala produce una sensación negativa que limita el grado en que estamos dispuestos a mentir, pero que a medida que se miente más, esta respuesta se desvanece y cuanto más se reduce esta actividad, más grande será la mentira que nuestro cerebro acepte. Pero, si ya lo sabemos, por qué seguimos votando a los mismos? La explicación también está en nuestro cerebro.

Propongo hacer un estudio comparando el funcionamiento de la amígdala de los políticos frente a la amígdala de los no políticos, porque como dicen los británicos: la deshonestidad es como una pendiente resbaladiza, donde pequeñas transgresiones éticas allanan el camino para futuras transgresiones más grandes. Sería fundamental encontrar un tratamiento que reactivara a la amígdala a su función inicial.

La conclusión es que nuestro cerebro se modula con el entrenamiento, para lo bueno y también para lo malo. Aquí tienes la prueba de que tu amígdala funciona: ¿A que recuerdas dónde estabas el 11-S?



Cuando las matemáticas ayudan en el amor

La seducción, el amor y el sexo no son lo que eran. Hoy, las matemáticas nos dicen cómo triunfar, y proliferan las apps y webs de citas basadas en el big data.

En su libro Las matemáticas del amor, la científica británica Hannah Fry explica que "el amor, como la mayor parte de la vida, está lleno de patrones; y las matemáticas buscan, sobre todo, patrones. Así que pueden ofrecernos nuevas formas de ver las relaciones". El estudio de estos patrones y el análisis de los datos de las webs de citas permiten establecer algunos consejos para desenvolverse con éxito en las complicadas batallas sentimentales.

1. Discute sin miedo
En los países occidentales, cerca de la mitad de los matrimonios fracasa. Hace unos años, el psicólogo estadounidense John Gottman analizó los porqués de estas rupturas. Filmó cientos de conversaciones de pareja a la vez que medía diversas constantes vitales de sus componentes. Halló que los matrimonios más frágiles eran aquellos cuyas charlas se enredaban en una espiral de negatividad. Su trabajo le permitió predecir los divorcios con un 90 % de acierto.

Al incluir en su equipo al matemático James Murray, pudo crear ecuaciones que predecían cómo iban a responder el marido o la esposa en su turno de palabra, basadas en valores como el estado de ánimo de cada uno de ellos cuando estaba solo o con su cónyuge. Estas fórmulas, además de acertar con regularidad cómo evolucionaría la relación, dieron una sorpresa: tener un "umbral de negatividad bajo", es decir, expresar las quejas y no pasar por alto las pequeñas cosas, ayuda a evitar las mencionadas espirales de negatividad descontrolada. Las matemáticas, por tanto, nos enseñan que discutir por temas menores ayuda a que las diferencias no crezcan hasta hacerse insalvables.

2. Exhibe tus diferencias
La app de citas OkCupid ha estudiado qué nos hace más populares en los sites para ligar. En teoría, la gente más guapa es la que más mensajes recibe, pero tras emplear el big data para analizar miles de perfiles y las visitas y calificaciones que reciben, se comprobó que los candidatos más atractivos y solicitados provocaban opiniones dispares: a algunos les gustaban mucho, y a otros, poco o nada. El análisis de los datos concluyó que esa disparidad puede ser beneficiosa.

Si alguien te encuentra atractivo y sospecha que muchos no comparten esa opinión, pensará que hay menos competencia y será más posible que te contacte. Así que no temas enseñar tu calva, tu tatuaje o tu rasgo más peculiar. No gustarás a todos, pero tendrás más opciones.

3. No tengas prisa
Gareth Tyson, investigador de la Universidad Queen Mary de Londres, ha analizado el comportamiento de hombres y mujeres en Tinder, y ha descubierto que ellas son más selectivas y serias. Los hombres logran que sus "me gusta" sean recíprocos con una chica en el 0,6 % de los casos (a eso se le llama match); ellas en el 10,5 %.

Una vez que han elegido, las mujeres intentan contactar en el 21 % de los casos, y los hombres solo en el 7 %. Además, ellas esperan más para dar el primer paso. El 63 % de los varones envía un mensaje en los cinco primeros minutos después de conseguir un match, algo que solo pasa con el 18  % de las mujeres.



¿Dieta sana? Come tranquilo estos 5 alimentos

Creo que a todos nos ha pasado estar en una situación donde las personas a tu alrededor te “juzgan” por lo que comes, diciéndote qué tan malo es para la salud y cómo te está matando lentamente. Pero ahora la ciencia te explicará algunos de estos productos y cómo en realidad no son malos para tu dieta como lo pensabas.

Gluten
El mito: A medida que más y más de tus amigos se liberan de gluten, es momento de preguntarse: ¿Existe la intolerancia al gluten? ¿Es cada vez más común?
Por qué es falso: Sólo el 1% de las personas en todo el mundo tienen la enfermedad celíaca, que es el trastorno genético raro que hace que las personas intolerantes al gluten, de acuerdo con la Fundación de la enfermedad celíaca.

Huevos
El mito: Las cantidades masivas de colesterol en los huevos se traducirán en una cantidad masiva de colesterol en tus venas.
Por qué es falso: Aunque los huevos son altos en colesterol (un solo huevo embala aproximadamente 185 mg), estudios aseguran que comerlos no se traducirá en un colesterol más alto para ti.

Cafeína
El mito: La cafeína impide tu crecimiento y es mala para la salud.
Por qué es falso: Según la Clínica Mayo, el adulto promedio puede consumir con seguridad hasta 400 mg de cafeína al día. La mayoría de las tazas estándar de café contienen entre 90 y 120 mg.
Pero atención: Una taza de 375 ml de café "Starbucks", tiene 260 mg de cafeína, por lo que es más de la dosis diaria después de dos vasos.

Queso
El mito: Algunos medios de noticias han informado de que el queso "es tan adictivo como las drogas".
Por qué es falso: Rastreamos el estudio que parece estar en la raíz de estas afirmaciones, y no encontró tal cosa. Varios investigadores de la Universidad de Michigan pidieron a las personas que informaran qué alimentos en una lista tenían más dificultades para cortar o comer moderadamente. El queso quedó en esa lista.

Pescado
El mito: El pescado es rico en mercurio y te enfermará.
Por qué es falso: Si bien el mercurio puede acumularse en peces de depredadores más grandes y viejos como el marlín y el tiburón, generalmente no es un problema en peces más pequeños.

La FDA mantiene una lista útil de las directrices del mercurio en los mariscos - el salmón, la trucha, las ostras, el arenque, las sardinas son considerados "buenos" o "mejores" opciones.



Cómo dejar de quejarse del trabajo

Lo sabemos, existen ocasiones donde es inevitable quejarte durante la jornada laboral, ya sea que tu jefe a tenido un mal día, o que simplemente te tocó mucho tráfico para llegar y te diste cuenta que tu trabajo está realmente lejos de casa. El problema es que estás dejando salir todas tus frustraciones sobre las personas que se encuentran en tu oficina, es catártico e incluso es un poco divertido.

La mala noticia es que no importa cuán bueno se siente en el momento, quejarte de tus problemas de trabajo provoca que te sientas peor a largo plazo. Un estudio publicado en European Journal of Work and Organizational Psychology, reclutó a un grupo de empleados para mantener un diario durante tres días, escribiendo a primera hora de la mañana y otra vez antes de dejar el trabajo al final del día. En la primera entrada de cada día, los participantes informaron sobre su estado de ánimo y cómo habían dormido la noche anterior; en el segundo, describieron una cosa negativa que había ocurrido en la oficina ese día, cómo se sentían en ese momento, cómo se comprometieron actualmente en su trabajo.

Durante el resultado, encontraron una diferencia marcada entre los quejosos crónicos:

“Cuando el “espíritu deportivo” era bajo, los peores acontecimientos negativos tomaron un mayor impacto en los participantes - no sólo tenían un humor momentáneo inferior, menos satisfacción en el trabajo, sino que también tendían a experimentar un humor inferior a la mañana siguiente ... Pero cuando el “espíritu deportivo” era alto - lo que significa que los participantes no se habían quejado, escalando problemas menores, no afectó el estado de ánimo o el compromiso de trabajo, ese día o el siguiente.” Explicó Alex Fradera at BPS Research Digest.

Eso no quiere decir que debas embotellar toda tu angustia inducida por el trabajo, pero buscar soluciones productivas que te ayudará a que los sentimientos negativos se vayan.



La mejor hora para tomar decisiones según la ciencia

Desde pequeños hemos aprendido que no debemos ser impulsivos al decidir; algo que comprobamos al ir madurando, ya que cada vez las cosas se tornan más difíciles. Ya sea en el trabajo o en lo personal, hay que analizar diferentes escenarios, cifras y posibles consecuencias, siendo tan “fríos” como se pueda.

Ahora, ¿te has preguntado si existe una hora indicada para tomar decisiones? La ciencia dice que sí…

Mañanas vs. noches
En un reciente estudio llevado a cabo por investigadores argentinos, y publicado en la revista Inc., se analizó el comportamiento de 100 jugadores de ajedrez durante 2000 partidas online. Los participantes fueron divididos en grupos de acuerdo a su género, zona horaria y, también, si eran personas matutinas o “aves nocturnas”.

La hipótesis inicial era que los que están más activos en las mañanas, jugarían mejor en este lapso; y lo mismo ocurriría con los que prefieren las horas vespertinas.

Exactitud en la hora para tomar decisiones
Al observar los patrones de juego, los científicos descubrieron que la mayoría sí fueron afectados por la hora que señalaba el reloj. De hecho, las primeras horas del día resultaron las mejores para tomar decisiones más exactas y meditadas. Esto se debe a que las ondas cerebrales pasan del estado de reposo a la actividad; lo que facilita una reflexión más profunda.

Picos y caídas
Las horas cercanas al mediodía mostraron el pico del rendimiento de los expertos en este juego de mesa; pero al transcurrir la tarde las decisiones fueron cada vez más rápidas y riesgosas… un simple hecho que no siempre les aseguró el “jaque mate”.

Si bien muchas personas ya tienen su horario establecido, y la agenda a tope, hay momentos en los que ser determinadas cuesta. Además de consultarlo con la almohada, siempre es útil hacer una lista de puntos a favor y en contra, ponerle una fecha límite y, por supuesto, ¡confiar en tus instintos!