viernes, 21 de abril de 2017

Microsoft colabora con Google en la creación de su bloqueador de publicidad

The Wall Street Journal asegura que Google está preparando un bloqueador de publicidad para su navegador web Google Chrome, en un paso más firme sobre su anterior recorrido en busca de una publicidad que no incomode a los usuarios de Internet. La firma de Mountain View podría así tomar mayor control sobre la distribución de anuncios, pero no serían los únicos, sino que Microsoft también estaría trabajando en este mismo proyecto en colaboración con la compañía de Mountain View.

Google –y otras compañías aliadas- ya han dado detalles sobre cuál es la ‘publicidad aceptable’ y cuál no, y aunque la firma de Mountain View también ha establecido filtros de contenido –pero en AdSense-, se trata de bloquear formatos de publicidad, y no contenidos de publicidad como tal. Es decir, que lo que se espera de su parte, y ahora también de parte de Microsoft, no es un bloqueador de anuncios como los que conocemos actualmente, sino más concretamente un bloqueador de formatos publicitarios que resulten incómodos para la experiencia de navegación por Internet.

El ‘adblock’ de Google Chrome, también en Microsoft Edge
Según esta última información, Microsoft estaría colaborando –además de otras compañías- en el desarrollo de este sistema como bloqueador de publicidad. Es decir, que no sólo estaría destinado a funcionar en Google Chrome, y activado por defecto, sino que también formaría parte de Microsoft Edge, el sustituto de Internet Explorer. Y con más detalle se explica que, siguiendo esta misma teoría, sería en septiembre cuando Microsoft lo estrene en su navegador web, y de la mano de Redstone 3. Es decir, la próxima ‘gran actualización’ de Windows 10 tras Creators Update.
 
Por el momento, las únicas declaraciones oficiales que se han dado a conocer son las de Google, que sin mojarse ha señalado que no harán comentarios sobre rumores y especulaciones. Pero sí confirman –como ya era de sobra conocido- que trabajan en estrecha colaboración con otras empresas con la intención de desarrollar estándares publicitarios que no perjudiquen la experiencia de uso de Internet, tanto en su navegador web Google Chrome como los desarrollados por otras compañías. Este salto, el de desarrollar e implementar un adblocker propio, no lo darían solos sino acompañados, también, por Microsoft.



Publicar un comentario